Notas del 12 de enero de 2016

"ONU Mujeres México: El desarrollo en Oaxaca de la mano con el empoderamiento económico de las mujeres rurales". México.- Garantizar el empoderamiento económico, político y social de las mujeres rurales e indígenas es fundamental para su bienestar y el desarrollo de sus familias y comunidades rurales, así como para la productividad económica de los países. ONU Mujeres trabaja para aumentar el acceso de las mujeres rurales e indígenas a recursos y oportunidades económicas tratando de transformar sus economías trabajando temas como el trabajo no remunerado de las mujeres; el crecimiento inclusivo y el papel que desempeñan en la política agrícola, climática o comercial por mencionar algunos. Asimismo, respalda el liderazgo y la participación de las mujeres rurales e indígenas a la hora de diseñar leyes, estrategias, políticas y programas en todos los temas que afectan sus vidas, como protagonista y agentes claves del desarrollo rural. En particular, desde 2012 ONU Mujeres implementa el Programa Regional Ampliando las Oportunidades Económicas para las Mujeres Rurales Emprendedoras en El Salvador, Guatemala, México y Nicaragua para contribuir al empoderamiento económico de las mujeres rurales emprendedoras fortaleciendo sus capacidades para desarrollar emprendimientos colectivos de mujeres y en el desarrollo de sus negocios. El programa también apunta a que las mujeres rurales tengan un mayor liderazgo y participen en sus comunidades y en las instituciones rurales. (Heraldo de Saltillo)

"Hay déficit de traductores-intérpretes para indígenas". México.- A pesar de que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley de Derechos y Cultura de los Pueblos y Comunidades Indígenas del estado de Querétaro mandatan que los indígenas deben contar con traductores–intérpretes en procesos judiciales, el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro (TSJEQ) únicamente tiene registrado a un traductor-intérprete del otomí en su padrón de peritos. Según información publicada en la página de Internet del TSJEQ (https://www.tribunalqro.gob.mx/), el estado cuenta también con un traductor-intérprete de la lengua ñanhu, variante geográfica del otomí; sin embargo, se trata de la misma persona y tiene su domicilio en la capital queretana. Aunque la cifra revela una falta de traductores–intérpretes para los indígenas que enfrentan procesos ante autoridades judiciales, la magistrada presidenta del TSJEQ, María Consuelo Rosillo Garfias, aseguró que el tribunal tiene un convenio con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), a través del cual se les dota de personal capacitado para asistir a las personas de dicho origen étnico. De acuerdo con el delegado de la CDI en Querétaro, Aurelio Sigala Páez, el padrón de traductores-intérpretes certificados con el que cuenta el organismo asciende a 16, los cuales, informó, pasaron por un proceso de capacitación y formación en el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), la CDI y la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado de Querétaro, de ellos, señaló, cuatro son abogados. (AM)

"Los mexicas no sólo sacrificaban a presos de guerra: INAH". México.- Estudios realizados por investigadores del INAH a restos óseos humanos asociados al Templo Mayor de Tenochtitlan revelaron que no todos los individuos sacrificados eran presos de guerra, como señalan fuentes históricas, sino que algunos vivían en la Cuenca de México, donde habitaron por lo menos seis años. Con la investigación Isotopía de estroncio aplicado a material óseo humano localizado en ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan, realizada por el arqueólogo Alan Barrera Huerta, se determinó cuál era su precedencia. Para lo anterior, dice la institución en un comunicado, Alan Barrera tomó muestras tanto de hueso como de esmalte dental de seis individuos que estaban en las ofrendas 64, 13,88, 11 y 20 que tenían individuos que vivieron entre 1469 y 1521, durante los reinados de Motecuhzoma Ilhuicamina, Axayácatl y Moctecuhzoma Xocoyotzin. Además, en los análisis se incluyeron fragmentos del único individuo de la Ofrenda 111. El arqueólogo dijo que eligió en su mayoría ofrendas de la etapa IV porque ya se habían identificado materiales de diferentes procedencias y el estudio buscaba confirmar si los individuos eran foráneos, además de que dichos depósitos son de los más completos y heterogéneos de las ofrendas de consagración del Templo Mayor. (Universal; Crónica)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *