Notas del 6 de abril de 2015

"¿Cómo celebran los pueblos indígenas la Semana Santa?" México.- La cosmovisión indígena se manifiesta de una forma clara durante sus festividades de la Semana Santa, donde "las fuerzas del mal se hacen presentes para luchar contra las fuerzas del bien". Estudios realizados por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), refieren que los "opuestos" tienen cabida en estas celebraciones, e incluso, son necesarios para mantener la estabilidad, la identidad, la unidad y la existencia misma de la comunidad. En este periodo, no sólo se recuerda la Pasión de Cristo, sino también pasajes históricos como la conquista, sino también se integran otros elementos como la vida y la muerte, la lucha del mal contra el bien, lo divino y lo profano, la abstinencia y los excesos. Y es, a través de la música y sus danzas donde se reflejan su cosmovisión. De acuerdo con los archivos de la CDI, en el país existen 68 pueblos originarios, muchos de ellos dispersos y otros localizados en regiones como La Tarahumara, Huicot o Gran Nayar, la Maya, la Huasteca, La Montaña de Guerrero, la Lacandona, así como la Mixteca y Valles Centrales. La celebración de la Semana Mayor tiene variaciones de una comunidad a otra, en especial, en las representaciones y en la organización, sin embargo, también mantiene una serie de constantes. Los pueblos originarios de México combinan elementos en donde no sólo se recuerda la Pasión de Cristo, sino también la toma político- religiosa del continente americano, la renovación de la tierra y en algunos casos, se llega a la transgresión de las normas como sucede con los rarámuris en la Sierra Tarahumara, donde los fariseos rompen los tabúes sexuales de su propia cultura en complicidad con el Judas que se caracteriza por su "actividad sexual"; muy similar sucede entre los coras en Nayarit, donde también son los fariseos quienes transgreden la norma a través de juegos sexuales, peleas, etcétera. (Diario Oaxaca; Mi Morelia; Quadratín; e-consulta; RASA)

"Coras, una cultura sospechosa". México.- Niguara. Esa es la palabra que en lengua cora se utiliza para nombrar al amigo−hermano. La misma que inspiró a Rafael Doníz (Oaxaca, 1948) para compilar las 130 fotografías de su libro Náyari cora , el cual realizó durante la última década. Misma palabra que los coras utilizan para enviar un mensaje al mundo: "nuestra historia sigue viva sin importar que aún hoy nos consideren una cultura sospechosa". El volumen, que cuenta con un texto póstumo del poeta Rubén Bonifaz Nuño y dos ensayos de los investigadores Roberto Zavala y Jaime Bali, penetra en el enigma de este mundo indígena, asentado en el oriente de Nayarit que hoy está en peligro a causa del crimen organizado, y del cual prefiere sólo mostrar la pureza y belleza como le ensañara su maestro Manuel Álvarez Bravo. "En mi opinión, hay una visión errónea acerca de estos grupos indígenas", comenta Rafael Doníz. "Además, creo que la conquista de este mundo indígena no ha concluido, pues los gobiernos actuales demuestran que no les importa si éstos sufren o desaparecen y, por esa razón, los coras se han aislado durante siglos para conservar su cultura, su lengua y sus tradiciones". (Excélsior; Entorno Inteligente)

"Preservar la gastronomía totonaca, misión de Las Mujeres de Humo". México.- Los sabores, aromas y tradiciones de la gastronomía totonaca mantienen su vigencia gracias a Las Mujeres de Humo, quienes cuentan con más de 500 recetas que sus ancestros les han heredado. Flores del campo, el maíz, el mole, las aguas de frutas, el conejo, frijoles y nopales son sólo algunos de los ingredientes que Martha Soledad Gómez Atzin, cocinera tradicional, y un grupo de mujeres utilizan para darle forma a los platillos que han deleitado miles de personas. Gómez Atzin es la coordinadora del Nicho de Aromas y Sabores y coordinadora de la Escuela-Casa de Comida Tradicional del Centro de Artes Indígenas del Parque Takilhsukut que año con año reciben a miles de visitantes en la celebración de Cumbre Tajín. “Este año ha sido un reto muy grande porque quitamos un menú donde se hacía una gran muestra gastronómica de la cocina tradicional totonaca y presentamos solamente algunos platillos que para nosotras han sido los predilectos durante las 15 Cumbres pasadas y decidimos trabajar con estas recetas”, apuntó Martha en entrevista con Notimex. En ediciones pasadas, Las Mujeres de Humo mostraban a los miles de visitantes un menú diferente en los cinco días del encuentro cultural y musical, que tiene como finalidad enaltecer a la cultura totonaca en todos los aspectos. (Crónica)

"Necesidad de empleo amenaza a la lengua maya". Quintana Roo, México.- La búsqueda de oportunidades de empleo y un mejor ingreso son algunas de las razones que motivan la migración de la población indígena hacía polos turísticos de Quintana Roo, provocando que en la actualidad el uso de la lengua maya experimente un importante descenso. Esa es la conclusión del diagnóstico denominado “Preservación de la cultura y lengua maya”, elaborado por la Secretaría de Desarrollo Social e Indígena (Sedesi). Las estimaciones oficiales señalan que en Quintana Roo son alrededor de 198 mil 500 las personas que hablan una lengua indígena. En toda la Península de Yucatán se estiman 796 mil personas. Los datos indican que el 66.5% de esos quintanarroenses vive en áreas urbanas; Cozumel, Cancún y Playa del Carmen son las ciudades de mayor concentración. (Novedades)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *